Si amor es esto que siento. ¡Maravillosa locura!
Amor es risa y es llanto. Amor es pasión, ternura.
Amar es fundir dos almas, para formar solo una.

Alba Rivero.

lunes, 12 de mayo de 2014

Cuando se duerme el rey del cielo



Cuando se duerme el rey del cielo
todo se cubre de arreboles
y un pestañeo de faroles
pronto destellan en su velo.

La inmensidad guarda en su celo
la magia añil de sus crisoles.
son las estrellas, en sus roles
flores de luz, de aquel pañuelo.

Pronto la reina del misterio
llega a mostrarnos su sonrisa
porque en la noche está su imperio.


Gira en la bóveda sin prisa,
mientras el mar la mira serio...
Enamorarlo es su premisa.

Alba Rivero.

viernes, 23 de agosto de 2013

Elegancia

Elegancia


No hay proeza mayor, para un poeta,
que de un aura de oscura nebulosa,
se desprenda de luz , una faceta,
y obnubile el horror de tal mucosa.

Muere el bardo en su pluma , tras la meta,
si es preciso, en el troque de una hermosa
Damisela, que al alma solo aquieta,
y le llaman Poesía Primorosa.

Muy cabal es entonces, que el poeta
hasta al cardo le cante suavidades,
alas heces las cubra de fragancias,

y en el lodo se inspire, su alma inquieta.
En resumen, he aquí las cualidades
Que un buen bardo, destila en su elegancia.

Alba Rivero.

domingo, 18 de agosto de 2013

Solo es ...(Corola)




Bella tarde de otoño.

El viento dibuja trazos de elípticos

sueños de hojitas secas.


Una luna pequeña

surge entre las alas de un cielo pájaro

azul, negruzco y frío.


Y desde allí sonríe.

Sonríe apenas. Con las luces últimas

del astro que se oculta.


Las sombras se agigantan

y comienzan las proyecciones mágicas

en el cine del cielo.


Yo veo solamente

Imágenes desnudas. La película

no escrita... Solo Es...



Alba Rivero.

martes, 16 de julio de 2013

Divague nocturnal



Es majestuosa la poesía de la noche.
Esa que miente de silencio y soledades,
esa que encubre,que cobija y pone  broche
con su melena de azabache a las verdades.

Es majestuosa por veraz en sus mentiras.
y yo la quiero mentirosa, casquivana,
que de su vino la embriaguez , torvas heridas
finge aliviar para seguir después, mañana.

Una farola miente luz en una esquina.
Se miente amor algún fulano mientras paga.
Mienten las notas que sollozan estridentes,

y en cada aliento mil deseos diferentes,
mas solo un plus entre las almas que divaga:
Asesinar la ingrata voz de la rutina.


Alba Rivero.

jueves, 6 de junio de 2013

¿Porqué ha de ser utopía?




Porqué ha de ser utopía,
ese día en que la suerte
cambie de tal, que la muerte
de la ignorancia tan fría

irradie en luz la ironía,
en amor al alma inerte,
en caricia refulgente
la mano antes impía.

Cuando el surco se empareje
y la siembra se comparta
en solidaria armonía.

Donde el amor sea el eje
y el cariño se reparta.
¿Porqué ha de ser utopía?

Alba Rivero.

miércoles, 10 de abril de 2013

Eres…





Desde siempre y hasta siempre, 
eres mi mejor amiga,
has sabido comprenderme
y hoy te canta el alma mía.
Eres dulce, comprensiva, 
eres amor y paciencia,
no te quejas ni te ofendes,
eres madre y compañera. 
Eres rara, algunas veces,
pero nunca traicionera,
eres empeño y coraje, 
fuerza, lágrimas y empresa.
Eres valor y energía, 
en los versos de mi siembra.
Eres luz en las tinieblas,
sosiego en el alma tensa.
Eres paz en armonía, 
pero también eres guerra.
Eres pájaro y aroma, 
manantial y fuente eterna,
niña, niño, mujer, hombre,
sentimiento e inocencia.
Pero también eres ruda,
cuando llamas a conciencia.
Eres veraz y eres sabia,
sincera, audaz y correcta.
Pero tiembla el universo,
cuando desatas tu lengua.
Eres magia y desafío,
eres porfía perpetua,
eres pasión y ternura, 
eres fuego y agua quieta.
Soledad y compañía,
tristeza entre las tristezas,
desengaño, llanto, rabia,
dolor, ironía y pena.
Y eres música en el aire,
consuelo, amor y ternezas.
                
       Alba Rivero 

sábado, 1 de octubre de 2011

La flor de la felicidad



Caminé por las sendas de la vida
buscando a tientas un portal abierto.
Alguna flor en mi rosal desierto...
¡Siquiera un pétalo por cada herida!

Derroté por las cuestas , en subida
perdiendo a trozos el corazón yerto.
Pisé el cadáver de mi sueño muerto
paso tras paso, por mi flor perdida.

Y en las honduras de mi noche oscura,
torné mi ensueño en un portal brillante...
Murió mi rosa al encontrar cordura.

Y a medio siglo de seguir errante,
sigo buscando aquel  portal, me apura
mi tiempo ignoto, por la flor distante.

Alba Rivero.


Insensatez


A veces olvidamos que el mundo no fue hecho
a la medida justa de nuestros grandes egos.
A veces despreciamos un bien por el provecho
del burdo discursillo de inoportunos legos.

Y luego disfrutamos del saldo del cohecho
y erguimos nuestro Olimpo como los dioses griegos.
Comemos y bebemos y ardemos en el lecho...
¡OH, loca tesitura! Debiéramos ser ciegos

para no ver el barro que queda en el sendero,
de pasos prostitutos...Y luego, en el espejo,
la imagen ordinaria de buitres carroñeros,

de sucios renacuajos, patanes y mañeros.
Y odiando por sincero, por noble, aquel reflejo,
buscamos el elogio mas fatuo y aranero.

Alba Rivero.


jueves, 30 de junio de 2011

Embrujo nocturno.


Entre su negra melena, 
toda de azabache y nácar,

la noche acuna misterios,

la luna suave le baña.
Tejiendo fina armonía, 
en silencios deshilada, 
transita plácidamente, 
caminos de alma callada.
Entre su negra melena, 
la luna , suave le baña.

***************
Las ascuas del firmamento, 
complacidas le acompañan,
y titilan a destiempo,
como si se adormilaran.
Y al despertar presurosas, 
encienden cirios de plata 
y vuelven a recostarse 
en el manto de su calma,
las ascuas del firmamento,
como si se adormilaran.

***************
Ella, la noche profunda,
se enseñorea en su aura,
pasea por las ciudades,
atiende alguna nostalgia,
se recuesta en los tejados 
y despierta en la jarana. 
Se despereza en el lecho,
donde el amor la llamara.
Ella , la noche profunda,
atiende alguna nostalgia.

**************
En un extremo del cielo, 
la luna hace de agua.
Se oye un lamento nocturno. 
Un corazón se desangra,
Y allá va la magna noche,
en negro manto embozada,
a compartir el calvario, 
de esa alma enamorada,
En un extremo del cielo, 
un corazón se desangra.

***************
Ya le llaman de una cuna,
y va a cantar una nana, 
y va a la mar y a los montes
y allí se queda prendada.
Y se baña en los aljibes,
y en las lagunas se hamaca,
y en la casa de los pobres
hace una fiesta de gala.
Ya le llaman de una cuna, 
y allí se queda prendada.

***************
Ya cesó el llanto en la cuna preciosa,
queda un lamento en la humilde morada,
ya va la noche, silente, amorosa,
a consolar esa pena callada.

No tiene empeño en mostrar hermosura
solo al pudiente, al harto y al fuerte,
ella se entrega y le da sabrosura,
al más feliz y al que añora la muerte.

A todos muestra su enhiesta corona,
que de zafiros le entregara el cielo,
para que irradie en luz al desvelo.

Cuando la aciaga vivencia destrona,
al más ameno y lo cubre de hielo,
llega la noche, y lo abriga en su velo.

***************
Velo de luces, de alma y misterio,
nocturnal Velo de vida y ensueño,
ensueño negro de paz sin imperio,
negro misterio de impulsos y empeño.

Suave caricia de luna mojada,
noche de fuego, de frío, de escarcha,
luna de nácar en plata bañada,
noche de infierno, de guerra que marcha.

Noche de calma ,de paz y de aurora,
noche serena, de amor y esperanza,
noche,¡oh! noche, tu faz me enamora.

Siento mi boca morir de alabanza,
y en mis pupilas un algo que llora.

Noche;¡no quiero morir de añoranza!


***************
Algunos dicen que desciendes desde el cielo, 
yo sé que trepas por el horizonte,
Yo misma he visto como besas a las aguas,
y como serpenteas en el monte.
yo me he extasiado contemplándote serena,
en la sima de un pino encaramada.
Y me ha ganado el estupor al encontrarte
tratando de esconderte a mi mirada.
Y una sonrisa que se vino desde lejos...,
paseó graciosamente por mi cara.
¡Tú ya conoces que no puedes escaparte,
ni llegar a pensar que no te amara!

Alba Rivero

miércoles, 26 de enero de 2011

Entre tu amor y mi llanto

A veces...¡OH, tantas veces! ,

en el ocre del ocaso,

en aromas de jazmines,

vuelve tu rostro cansado.

Y es su latir un fantasma

que se escurre entre  mis  brazos,

vacíos de amores nuevos,

porfiados de amor gastado.

A veces...¡OH, tantas veces,

vuelve tu rostro cansado!



¿Habrá cesado el invierno,

en el cariz de tu canto?

De aquella cruel letanía,

¿Tu alma habrá despertado?

Estoy sentada en tu ausencia,

arañando aquel retrato

que se ha quedado prendido

para siempre en mis ocasos...

¿Habrá cesado el invierno,

tu alma habrá despertado?



Tal vez fue largo el otoño,

y el tedio te causó espanto

siempre colgado en silencio,

entre tu amor y mi llanto.

Y buscaste primaveras,

y hasta soñaste veranos,

olvidando que tus sienes

también estaban plateando...

Tal vez fue largo el otoño,

entre tu amor y mi llanto...



Alba Rivero.

domingo, 26 de diciembre de 2010

Mi silencio...

Mi silencio

Hoy de mañanita se quebró el silencio
en las mustias horas de la madrugada,
blanco como un ángel, negro como el cielo
y se volvió trizas al quebrar sus alas.
Y se fue rompiendo, rompiendo, rompiendo…,
y uno de sus trozos mató mi esperanza.
Otro está clavado dentro de mi pecho,
otro se ha metido muy hondo en mi alma
y otro siguió viaje a esperar el alba.
Hoy de mañanita se apagó el silencio
y se volvió aullido y a la luna clama
casi como un lobo, en ulular de infierno
por una caricia hecha de su plata.
¡Oh!, silencio mío, la lunita santa
como tú, está sola, sola y apagada
y una pena oscura late en sus entrañas.
Su amado está lejos… ¡Ay!, mi luna clara
muere por tenerle muy junto a su cara
y en un imposible fundirse en el alba
rompiendo en destellos dorados y platas.
Hoy de mañanita se fugó el silencio,
lo ahuyentaron ecos de viejos fantasmas.
Era tan hermoso..., era tan perfecto.
¡Cómo extraño el hueco de su voz amada!



Alba Rivero

jueves, 2 de diciembre de 2010

Guaroj para un amor ausente.

Guaroj para un amor ausente.

En un balcón de ensueño,
Latía una esperanza.
El aire era un suspiro,
El sol, era una mancha.
Los ojos expectantes,
Las manos encrispadas.
La línea... El horizonte...
Qué lejos que quedaba!
En un balcón de ensueño,
El sol,era una mancha.

Callada y pensativa,
Un alma se azoraba,
Ardientes las pupilas,
La niña... No lloraba.
Marchárase hace tiempo,
Su amado a la batalla.
Tal vez hoy fuera el día...!
Tal vez, hoy regresara...!
Callada y pensativa,
La niña no lloraba.

En un balcón de ensueño,
El mismo en que juraran,
Amarse para siempre,
De pena... ,se desangra.
El aire es un suspiro...
El sol, es una mancha...
Qué negro el horizonte!
La niña, desolada,
En un balcón de ensueño,
De pena se desangra!

Alba Rivero.




Tu condena.

Tu condena.


Del amor hice mi norte,
en aquel tiempo de ensueño,
de mis besos eras dueño,
yo, vasalla de tu corte.
Cuando creí que me amabas,
tus felonías callabas,
y entretejiste tu encanto
en mi llanto.

No es que quiera reprocharte,
ya ves que hasta te saludo,
si necesitas, te ayudo,
también me presto a escucharte.
solo quisiera que sepas,
que no es posible que quepas,
en el hoy de mi suspiro.
Hoy respiro!

No tengo para desearte,
ni siquiera un pensamiento,
de maldad ni de tormento,
fui feliz al olvidarte.
tampoco extraño tu abrigo,
no supiste ser mi amigo,
y hoy resumas tanta pena...
Qué condena!

Alba Rivero.


Cual torre sin campana.


Cual torre sin campana.

Cuando el tiempo, nos deja ya sin tiempo,
y nos mece, cual hoja desprendida,
conocemos al fin, a contratiempo,
del invierno, su imagen mas dolida.

¡Oh!,ilusiones, tejidas a destiempo,
en el parco cenit de nuestra vida,
toda magia se acuna con el tiempo,
y se duerme en el libro de una herida.

Y en la noche ya casi, despertamos.
Y queremos volver a la mañana.
y encontrar los afanes que dejamos.

Y esa triste miseria tan humana, 
de añorar lo que otrora desechamos,
nos silencia, cual torre sin campana.

Alba Rivero.

domingo, 14 de noviembre de 2010

Muerte injusta.


Qué hermosa que es la flor en sus vergeles
Cuando al tronco se ciñe tan lozana
Y las hojas la adornan  cual caireles
Y liban las abejas su mañana.

Qué ingrata que es la mano que la toma
Y su belleza límpida profana.
Ni su enhiesta corola ni su aroma
Impiden la desangre entre su grana.

Y al son de si me quiere o no me quiere
Acompañado de una mueca esquiva
La deshoja y no piensa que la hiere.

Y aquella flor que un día estuvo viva
Se muere por amor aunque no quiere
Honrando a un infeliz y su gran diva.


Alba Rivero.

domingo, 31 de octubre de 2010

Guaroj para mi abuela.





Se fue secando tu risa de a poquito,
Y las palomas se volaron de tus manos.
Tan pequeñitas, tan gráciles, tan tiernas,
Cuya tibieza fue el mejor de los amparos.
Se te colaron de a poco los silencios,
Otrora muertos, en el eco de tu canto,
Y en un descuido, la vida erró su rumbo,
Y te apagaste como un cirio, entre mis brazos.
Se fue secando tu risa de a poquito,
Cuya tibieza fue el mejor de los amparos.

Fuiste mi puerto en horas tan aciagas,
Cuando creí que a la tormenta sucumbía.
Fuiste mi remo, mi caya, mi estocada,
Glorias y triunfos, de tu boca yo bebía.
Fuiste mi escuela y soy fruto de tu huerta,
Aún me abraza tu perfume de frutillas.
Y la ternura de un delantal muy blanco,
Vela mis sueños, hoy igual que cuando niña.
Fuiste mi puerto en horas tan aciagas...
Glorias y triunfos, de tu boca yo bebía!

Alba Rivero.

sábado, 9 de octubre de 2010

Vuelve...

En qué loca esquina ,se perdió la risa?
Tal vez se escurriera ,por la alcantarilla.
Mariposa errante, dame un nuevo día
Cargada de sueños y de fantasía.
En qué gris recodo te ganó el silencio,
Te cortó las alas, te apagó la vida?
Mariposa errante solo en el recuerdo
Cual broche de oro te llevo prendida.
En qué loca esquina se perdió la risa,
Cargada de sueños y de fantasía?

Alba Rivero.

Los tres locos.(Guaroj)

La loca baila del brazo
Del loco, por las callejas
Con poncho de cielo y gorro
De relucientes estrellas.
¡Cuidado que en una esquina,
Otro loco, tras su huella,
Se ha escapado y anda errando,
Sumido en locuras bellas!
La loca baila del brazo,
De relucientes estrellas.

Y los encuentra una nube,
Trasnochada de quimeras,
Tirando a la noche un beso,
En una esquina cualquiera.
Se tienden en el asfalto,
Y brincan en volteretas,
Y se despiertan jardines
En toda la calle entera.
Y los encuentra una nube,
En una esquina cualquiera.

Se descuelga desde el cielo,
El otro loco que llega,
Con el arpa sobre el hombro,
En la mano una escalera,
Que sin apenas soporte ,
Mas que el del viento que sueña,
Queda en medio de la calle,
Erguida como una reina.
¡Se descuelga desde el cielo,
En la mano, una escalera!

Y allá se van, los tres locos,
Dos luceros y una estrella,
Peldaño a peldaño suben,
Disfrutando su quimera.
Fiesta de amor y de ensueño,
Racimos de primavera,
Al aire sueltan perfumes,
De lunas de plata nueva.
¡Y allá se van los tres locos,
Disfrutando su quimera!

Alba Rivero

Era un tiempo.


Era un tiempo de niños,era un tiempo.
De dulcísimos ensueños de esperanza.
Era un tiempo de amor, era otro tiempo,
Donde el juego y la canción nos abrazaban.
Era un tiempo de gozo en el aliento,
De cansancios agitados y jaranas,
Un tiempo de cometas en el viento,
Que en su cola, nuestros sueños remontaban.
Era un tiempo de niños,era un tiempo,
Donde el juego y la canción nos abrazaban.

Alba Rivero.